Guía Básica del Cruelty-Free

16:32


Si estás interesad@ en un estilo de vida sostenible y compasivo, seguramente has oído el término “cruelty-free” en productos de cuidado personal, de cosmética, o incluso en la industria de la moda.

Es fácil adivinar qué quiere decir esta palabra; libre de crueldad, que no se ha herido a ningún animal, que no se ha experimentado en ningún ser vivo… Más o menos, todos sabemos qué significa. No obstante, legalmente, éste es un término que no está completamente regulado.

Desgraciadamente, cualquier producto puede llevar la etiqueta “cruelty-free” sin serlo necesariamente, y confundir así a sus clientes conforme estar comprando algo que no ha experimentado con animales.

No es tan simple como decir si un producto, sí o no, es cruelty-free, ya que hay muchos niveles a tener en cuenta.




Para que una compañía, línea o producto sea 100% cruelty-free, debe de cumplir con los siguientes criterios:

  •         Los ingredientes utilizados no han sido testados en animales
  •         Los productos de la compañía no han sido testados en animales
  •         En ningún momento un producto se ha experimentado en animales por terceros
  •     La compañía tiene acuerdos con sus proveedores de ingredientes sobre no experimentar en animales
  •         Los productos de la compañía no requieren en ningún lugar la experimentación en animales
  •     La empresa matriz o el epicentro empresarial de una marca o compañía no experimenta en animales

Estos criterios pueden leerse en la política medioambiental o de animales de las compañías o marcas en cuestión, normalmente en sus páginas web. Si no encuentras si una marca en especial experimenta o no en animales, puedes contactarles por correo electrónico o por teléfono, y preguntarles si cumplen con los puntos de arriba.














Lo más lógico es que un producto etiquetado “cruelty-free” cumpla con los requisitos básicos de no haber experimentado en animales, ni con el producto en sí, ni con ninguno de sus ingredientes. No obstante, es fácil encontrarse con dos casos que ponen en duda el compromiso de una marca o compañía con la filosofía libre de crueldad:

1. Marcas que no experimentan con animales, pero que pertenecen a compañías que sí lo hacen.

Éste es un caso bastante polémico. Algunos creen que si pertenecen a una empresa mayor que sí que testa en animales, como lo sería L’Oreal, los productos que quieras comprar acabaran beneficiando a “los malos”, y no a la mini-compañía que es “cruelty-free”. Otros creen que una cosa no quita a la otra, y que si una compañía tiene sus propias políticas a favor de los animales habría que apoyarla igualmente.

2. Marcas que venden sus productos en China.

El caso de las políticas en China es tan impactante como importante. El país requiere, por ley, que todos los productos sean testados en animales antes de ser vendidos. Así pues, hasta que China cambie sus requisitos, cualquier marca o compañía que venda sus productos allí, no es completamente “cruelty-free”.

EDIT - Gracias a Aïda Gascón, de Anima Naturalis, puedo actualizar el artículo diciendo que China eliminó en el 2014 la necesidad legal de experimentar con animales en cosméticos ordinarios. Éste es un gran inicio, ¡pero todavía queda mucho por hacer en el país! Productos como desodorantes, protectores solares, o tintes para el pelo todavía pueden pasar por el testado en animales.

Otro detalle a tener en cuenta es que, aunque un producto no haya testado en animales, eso no quiere que sea vegano, es decir, libre de ingredientes de origen animal. Es posible encontrar pintalabios que han usado carmín (que proviene de cochinillas) pero que no han sido testado en animales, o cremas que son completamente veganas pero que se han probado en conejillos de indias.


La experimentación en animales es un tema muy presente hoy en día. Con cada pequeña compra que hagamos, podemos decidir qué queremos en el mercado, y qué valores queremos propagar. Está en nuestra mano el hacer lo posible para terminar con la crueldad, el abuso, y la cautividad de animales inocentes. Y todo puede empezar comprando un pintauñas con un conejito pintado.

You Might Also Like

0 comentarios

¡ESCRÍBEME!

¡ESCRÍBEME!

SÍGUEME POR CORREO

Licencia CC

Licencia CC